Viernes 26 de Abril del 2013 LOCALES


Audiencia entre Pullaro y Ascaini por causa de amenazas


El diputado provincial Maximiliano Pullaro y Carlos Ascaini, este último sindicado como uno de los principales narcotraficantes del sur santafesino, fueron notificados para asistir a la audiencia de constitución de querella.





La misma se llevará a cabo a las 10 hs en el Juzgado provincial de Melincué.

Recordemos que en el mes de marzo Pullaro solicitó ser aceptado como querellante en la causa que lo tiene como víctima de amenazas y mensajes intimidantes por parte de un hombre sindicado como uno los mas importantes narcotraficantes del sur santafesino, al cual el legislador venía denunciando en reiteradas oportunidades, incluso en el recinto de la cámara de diputados.

 

 


El 19 de diciembre pasado el diputado denunció que en el perfil de Facebook de Ascaíni aparecía la frase "Maxi Pull, voy a ser tu grano en el culo el resto de tu vida". Para los abogados patrocinantes de la querella, Leandro Corti (ex Ministro) y Benjamín Gianetti, esos dichos son intimidatorios a la figura de Pullaro.

 



Anteriormente, el 5 de diciembre del año pasado y a través de un teléfono celular, Ascaíni colgó en Facebook: "Feliz porque te echaron. Me tuviste en cana 6 meses, pero te echaron Liliana, estoy muy feliz", en referencia a la fiscal Liliana Bettiollo, quien fue desplazada de su cargo por la procuradora general de la Nación.

 

 

El 28 de noviembre, en tanto, el sindicado jefe narco del sur puso una foto de un paquete de azúcar y escribió: "felizz, jaja, la fiscal mandó a hacer la contraprueba de azúcar a Gendarmería, ahora dio más azúcar, jaja, ahora no llegó al 2 x ciento?si la cocaína se transforma en azúcar, la marihuana se transforma en yerba mate?, jaja, para cuándo la nulidad doc".

 

 

Burlas al Jefe de la Brigada Alejandro Duetta.

 

El 16 de noviembre Ascaíni había puesto en su perfil: "Y Alejandro, que pasó, se terminó la suerte No podés embagallar más gente", en referencia a Alejandro Druetta, quien había sido removido se su cargo al frente de la Brigada de Drogas aunque después fue restituido por el ex jefe de la policía santafesina, Cristian Sola. Druetta fue quién el 8 de mayo de 2012 detuvo a Ascaíni en un operativo realizado en el cruce de las rutas 90 y 94, a la altura de la localidad de Chapuy. Entonces le encontraron en la guantera de su Audi A4 azul 1.168 gramos de un polvo blanco. También se encontró dentro del vehículo una pistola Browning calibre 9 milímetros con ocho balas y una en la recámara.

 

 

Para Pullaro, las amenazas se dieron dentro de un contexto y está claro que se encuadran en el artículo 149 bis del Código Penal (Será reprimido con prisión el que hiciere uso de amenazas para alarmar o amedrentar a una o más personas). Es por eso que el diputado solicitó la constitución como querellante, más aún teniendo en cuenta que el Fiscal Juan Murray impulsó, con un requerimiento de instrucción positivo, la causa en diciembre pasado.

 

 


Antes de realizar el pedido formal, Pullaro señaló, “Lo que mas me preocupa es la pretensión de intocable que siempre tuvo Ascaini, de creerse impune ante toda la comunidad. Ese tipo de actitudes son inadmisible para una sociedad que necesita dar una fuerte lucha contra el narcotráfico”. Asimismo Pullaro reconoció que “desde un inicio el procurador Jorge Barraguirre se ocupó del tema, lo cual es una actitud valiosa que ayuda al avance de la investigación”

 

 

El legislador oriundo de Hugues fue una de las voces más críticas al accionar de las bandas narcos en el sur de la provincia. Entre sus acusaciones figuró siempre el nombre de Carlos Andrés Ascaíni (considerado el principal distribuidor del sur y vinculado al caso Tognoli), al que vinculó al tráfico de drogas en la ciudad de Villa Cañás y la región. Ascaíni fue detenido en un operativo antidrogas en el primer semestre del año pasado en un procedimiento que estuvo a cargo del jefe de la brigada antinarcóticos departamental, Alejandro Druetta. Pero algunos meses después fue liberado porque la pericia que se hizo sobre el poco más de un kilo de cocaína que se le secuestró arrojó que sólo un ínfimo porcentaje era droga y el resto era glucosa.